EU ES EN
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed

La entrada de hoy, la ha escrito Catalina López Zuluaga, graduada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad Pontificia Bolivariana. A esta periodista de Medellín, Colombia, le apasiona viajar, leer, el cine y todas las actividades al aire libre. Escribe un blog sobre dos de sus grandes pasiones, la maternidad y viajar, donde da consejos a la hora de viajar con niños o mascotas.

¿Cómo afecta física y mentalmente a los y las jóvenes el uso abusivo de los teléfonos móviles?

adolescenti-dipendenza-smartphone-madima.altervista

La tecnología actual y especialmente los teléfonos móviles, han tenido un impacto muy fuerte en nuestras costumbres. Además de resolver algún problema o facilitar alguna tarea, parece ser que también han causado una dependencia que va más allá de lo que podíamos imaginar. Para las personas que tuvieron una infancia libre de móviles, es mucho más fácil hacer un uso moderado de sus teléfonos y dejarlos de lado cuando sea apropiado o necesario, pero los y las adolescentes que han construido su vida desde temprana edad en las redes sociales, se pasan el día “enganchados” y “enganchadas” a sus Smartphones, lo cual tiene efectos muy negativos para su salud física y mental, y como padres y madres no podemos darnos el lujo de ignorar el tema y se hace imperativa la intervención.

Efectos negativos del uso abusivo de los móviles en jóvenes

Cuando hablamos de uso abusivo, nos referimos a una persona que nunca se separa de su móvil ni de día ni de noche, que verifica sus notificaciones en las redes sociales constantemente, o que se pasa más tiempo mirando esa pequeña pantalla que cualquier otra cosa que le pasa por delante.

Efectos físicos:

  1. Problemas en las articulaciones de los dedos y las muñecas.
  2. Sequedad en los ojos.
  3. Problemas visuales que derivan en el uso de gafas.
  4. Insomnio y otros trastornos del sueño.
  5. Obesidad debido al sedentarismo.

Efectos Psicológicos:

Muchos estudios recientes han tratado de medir las consecuencias que puede tener el uso excesivo de los teléfonos, y en la mayoría de ellos se hace especial énfasis en la prevención temprana, ya que se ha demostrado que los niños, niñas y adolescentes son más propensos a los efectos psicológicos negativos.

El teléfono en sí no es el problema, sino el uso que de él se hace y de todo el contenido que esta almacena. Se podría decir que la vida de nuestros hijos y nuestras hijas adolescentes se encuentra en ellos: toda su vida social, los datos de contacto de sus amistades, sus aplicaciones favoritas, el acceso a internet y los juegos virtuales,… . Si al apartar todo eso de su vida, porque por algún motivo deben pasar sin su Smartphone una temporada, observamos que se deprimen y tienen comportamientos ansiosos e incluso violentos, podemos concluir que realmente han generado una adicción y que están pasando por un estado de abstinencia , similar al que producen las drogas por ejemplo.

El uso constante de un aparato que hace todo por ellos y ellas, también conlleva otro tipo de consecuencias negativas directamente en la materia blanca del cerebro, adormeciendo la actividad cerebral involucrada en la creatividad y en la resolución de problemas, haciéndoles dependientes de un aparato.

descarga

¿Cuál es la solución?

Cómo padres y madres tenemos la responsabilidad de enseñarles a ver lo que hay más allá de sus pantallas y evitar la dependencia a sus móviles; para ello recomendamos lo siguiente:

  1. No comprarles un Smartphone hasta que demuestren ser lo suficientemente responsables como para seguir una serie de normas respecto a su uso, más o menos alrededor de los 12 años.
  2. Si ya tienen un teléfono inteligente utiliza una aplicación de monitoreo para estar al tanto de su comportamiento en la web y actuar dependiendo de lo que encuentres.
  3. Impedir el uso del móvil cuando la familia está comiendo, cuando vayan a dormir o cuando haya reuniones sociales con amistades o familiares.
  4. Promover las actividades al aire libre que no requieran de tecnología alguna.
  5. Consultar con un profesional si crees que tus hijos o hijas parecen haber generado una dependencia, ya que de esta forma te aseguras el mejor curso de acción.

Artículo de Catalina López Zuluaga

Source: Arduratu Es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.